Clusters: la dimensión territorial de la innovación

Con perdón de la RAE, vamos a emplear aquí un anglicismo para referirnos a aquel fenómeno que el Portal  de los Clusters también denomina Agrupación Empresarial Innovadora (AEI). O “clúster”, simplemente.

​En el art. 3 de la ​Orden IET/1444/2014 se define la Agrupación Empresarial Innovadora (AEI) como la combinación, en un espacio geográfico o sector productivo, de empresas y centros de investigación y de formación públicos o privados, involucrados en un proceso de intercambio colaborativo dirigido a obtener ventajas y/o beneficios derivados de la ejecución de proyectos conjuntos de carácter innovador. La actividad de la AEI se debe organizar en torno a una rama o sector científico o tecnológico y/o a un mercado o segmento de mercado objetivo.​

Según la definición oficial del Gobierno de España, los clústers de innovación propician la economía colaborativa y su misión es la innovación.

Los clústers consisten en una agrupación de empresas y centros de investigación. Dicha agrupación puede derivarse de la cercanía geográfica o bien de la identificación con un determinado sector productivo. De modo que el pilar de la formación de los clústers es la proximidad. Una proximidad física o una proximidad simbólica.

¿Qué puede llevar a que las organizaciones busquen la cercanía respecto a otras entidades análogas? Ya sea que estemos hablando de cercanía geográfica o de afinidad simbólica, la respuesta a esta pregunta siempre tendrá que ver con la gestión del conocimiento. Algunos investigadores han observado que los clústers se pueden concebir como “repositorios del conocimiento” (Balmann y Huysman, 2008) y constituyen una matriz, en la cual el conocimiento y la innovación interactúan (Carayannis y Campbell 2011: 335):

Innovation networks and knowledge clusters thus resemble a matrix, indicating the interactive complexity of knowledge and innovation.

Diversas tipologías se aplican a los clústers, dependiendo de cómo se combinen las dos dimensiones antes apuntadas; esto es, la relación entre innovación y conocimiento, por un lado, y el factor de proximidad, por otro.

Chorafakis y Laget (2008) definen los “clústers regionales” como concentraciones geográficas de empresas, que emergen espontáneamente y normalmente se desarrollan a partir de spin-offs locales y de proyectos de emprendimiento. Por otra parte, estos autores emplean el término “sistemas regionales de innovación” para describir ciertos clústers regionales fortalecidos gracias a la intervención de organizaciones de creación y difusión del conocimiento, tales como las universidades, institutos de I+D, agencias de transferencia tecnológica, asociaciones empresariales o instituciones financieras, entre otras.

Para Carayannis y Campbell (2011) el tipo de afinidad entre empresas es el factor que permite construir una taxonomía de clústers de innovación. De este modo, ellos distinguen entre clústers geográficos (configuraciones espaciales, vinculadas a una localidad o una región), clústers sectoriales (cimentados en la producción, la diseminación y el uso de información que interesa a un sector de la actividad económica) y los clústers de conocimiento (conglomerados específicos de conocimiento).

Salvador et al (2013) denominan de diversa manera a las agrupaciones de innovación, dependiendo de que su proximidad sea física (“parques científicos”) o virtual (“clusters”).

La dimensión espacial de la innovación fue el tema central de la presentación que hice hace un par de semanas en el congreso 3rd Abbé Grégoire Innovation Days (París, 3 y 4 de abril). Puedes ver un resumen de la presentación (en inglés) en el siguiente enlace.

Referencias

Bahlmann, M. D., & Huysman, M. H. (2008). The emergence of a knowledge-based view of clusters and its implications for cluster governance. Information Society, 24(5), 304-318.

Carayannis, E. G., & Campbell, D. F. J. (2011). Open Innovation Diplomacy and a 21st Century Fractal Research, Education and Innovation (FREIE) Ecosystem: Building on the Quadruple and Quintuple Helix Innovation Concepts and the Mode 3 Knowledge Production System. Journal of the Knowledge Economy, 2(3), 327–372.

Chorafakis, G., & Laget, P. (2008). Mesoeconomic Structure, Innovation and Complexity: The Concept of Mesoeconomic Plexus. In E. G. Carayannis & P. Formica (Eds.), Knowledge Matters: Technology, Innovation and Entrepreneurship in Innovation Networks and Knowledge Clusters (pp. 52–86). London: Palgrave Macmillan.

Salvador, E., Mariotti, I., & Conicella, F. (2013). Science park or innovation cluster?: Similarities and differences in physical and virtual firms’ agglomeration phenomena. International Journal of Entrepreneurial Behavior & Research, 19(6), 656–674.

Enlaces

Portal de los Clusters, Gobierno de España. En línea: http://clusters.ipyme.org/es-es/Paginas/Home.aspx Consulta: 20/04/2018.

Orden IET/1444/2014, de 30 de julio, por la que se regula el Registro de Agrupaciones
Empresariales Innovadoras del Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España. En línea: http://www.ipyme.org/es-ES/Financiacion/AEI/MarcoLegal/Documents/Orden_Registro_AEI_Consolidada.pdf#page=4&zoom=100%2c0%2c0 Consulta: 20/04/2018.

3rd Abbé Grégoire Innovation Days. En línea: https://www.abbegregoireinnovation.com/

Networks, clusters and helixes (presentación en inglés). En línea: https://readymag.com/u16774105/clusters/2/

Anuncios

Un comentario en “Clusters: la dimensión territorial de la innovación”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s