Medios y Audiencias: Prefacio y editorial

¿De qué manera pueden los medios aportar a la innovación social?

Vamos a emplear esta pregunta del encabezado como base del debate sobre los cambios en la ecología mediática y también en la investigación -tanto académica como de mercado- de los medios y su relación con las audiencias.

Foto: Mercurio Valparaíso
Fachada de edificio El Mercurio de Valparaíso

La referencia a la noción de innovación no es arbitraria. Los medios de comunicación (y no estamos aquí restringiendo el concepto a los medios de masas) surgen en la historia como una propuesta innovadora frente a la transformación de la estructura social y, por ende, de la función de la información. Y a su vez los medios inducen nuevos cambios, nuevas modalidades de innovación, que pueden afectar tanto la circulación social de la información como el mercado de trabajo, las estructuras de poder, los procesos educativos y de socialización o las categorías de conocimiento. Sobre este punto ya repararon en su momento diversos teóricos e investigadores, entre los cuales vale la pena destacar el trabajo de la mayoría de estudiosos que solemos agrupar en la tradición de la ecología mediática.

La raíz de una innovación social suele localizarse en un proceso de problematización de la realidad. El punto de partida del acto de problematización está en la inconformidad con el estatus de evidencia incuestionable y aproblemática de los fenómenos sociales (Ibáñez Gracia, 1997; Íñiguez Rueda, 2006).

Foto: edificio El Tiempo
Antiguo edificio de El Tiempo

Si nos decantamos por entender los medios tanto en su calidad de producto como de fuente de la innovación es porque resulta innegable la relación de ida y vuelta que los une a las transformaciones de la sociedad y la cultura. Es por esto que la metáfora ecológica, que ayuda a problematizar dicha ligazón, resulta tan pertinente. También la teoría y la categorización de los medios como objeto de estudio ha debido adaptarse a una nueva situación, en que las audiencias se han fragmentado y especializado y, en concordancia, han modificado sus pautas de uso y consumo de los productos mediáticos. Puesto que el diseño, la interacción y las narrativas de los medios se transforman para adecuarse a esta cultura comunicativa más dinámica, activa, descentralizada, fragmentada y convergente, la investigación ha asumido su propio reto de adaptación a los nuevos patrones. Es así como la noción de experiencia de usuario (que puede aplicarse tanto al diseño como a la evaluación de la interacción medio/usuario) se evidencia en la actualidad como más comprensiva y multidimensional que los métodos de “medición de audiencia”, popularizados desde la consolidación de los medios audiovisuales de masas.

Foto: diario y tableta
Evolución de las interfaces

Dos son las estrategias didácticas centrales del curso de Medios y Audiencias: la enseñanza centrada en problemas y el aprendizaje basado en proyectos (ABP). La base de implementación de estas estrategias en la metodología del curso se localiza en el análisis comparativo histórico: vamos a procurar interrogarnos en todo momento acerca de las transformaciones de los medios y de su vinculación con los fenómenos sociales, procurando identificar escenarios sucesivos, para mejor comprender la estructura de medios y la metodología para su investigación en relación con el respectivo contexto social, político, cultural y económico. En otras palabras, vamos a preguntarnos por la evolución histórica del ecosistema de medios.

Foto: estudiantes preparan maqueta
Preparando maqueta en clase de MyA

Vamos a introducir algunas técnicas de semipresencialidad en la dinámica de trabajo en aula. Esto, con el propósito de que los estudiantes tengan mayor autonomía en su trabajo y experimenten las ventajas del trabajo colaborativo y el conectivismo. Los contenidos se han adecuado a estos principios y, en consecuencia, se distribuyen de forma modular en una estructura transmedia. Aparte de eso, la experimentación la entendemos como una vía fundamental para la incorporación de conocimiento enactivo. En este aserto se fundamenta la elección del prototipo como recurso didáctico fundamental y como estrategia de innovación docente.


Referencias

Ibáñez Gracia, T. (1997). Critical Social Psychology. Londres: Sage.

Íñiguez Rueda, L. (2006). El análisis del discurso en las ciencias sociales: Variedades, tradiciones y prácticas. En L. Íñiguez Rueda, Análisis del discurso: Manual para las ciencias sociales (2a ed., págs. 89-128). Barcelona: Editorial UOC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s