Sobre el binomio hipertexto/hipermedia

Imagen: A. Barrios, Puppy, 2007.

Vamos a trazar unos apuntes rápidos sobre este par de conceptos, tan familiares entre sí, que les resulta demasiado fácil caer en la indeterminación.

Poca duda cabe respecto a que la paternidad de ambos neologismos debe atribuirse al filósofo, sociólogo e investigador en el campo de la tecnología informática Ted Nelson:

En 1963, Ted Nelson acuñó los términos hipertexto e hipermedia para describir un nuevo formato de medio que aprovechaba el poder del ordenador para enlazar textos, imágenes, animaciones y sonidos y permitía a los usuarios elegir el orden en el que querían acceder a la información a través de la interacción con el sistema (Austin y Doust, 2008, p. 29).

Ahora bien, la distinción que podamos establecer entre hipertexto e hipermedia no deja de ser convencional. En todo caso, para que una expresión emergente cumpla su misión discursiva, debe poder delimitarse la frontera respecto a otros términos con los que pueda tener una relación parónima o semántica.

Romea Castro opta por describir la diferencia a partir de las respectivas modalidades comunicativas:

Mientras un hipertexto se suele generar técnicamente a partir de literatura digital, textual, de carácter alfabético, una comunicación hipermediática contiene explicaciones, especificaciones o desviaciones de etiología diversa: la información puede conformarse con imágenes fijas o en movimiento, sonidos, elementos artísticos sujetos a clasificaciones (arquitectura, cultura, pintura, etc.) y, por supuesto, también textos -más orales que escritos-, que pueden ser documentales o de ficción (Romea Castro, 2012, pp. 247-248).

Entonces, tenemos que el hipertexto no es ni más ni menos que la expresión digital de la intertextualidad, recurso que se ha venido empleando, por lo demás, desde que existe la escritura. En cambio, la comunicación hipermediática extiende los alcances de la intertextualidad hasta expresiones multimodales.


Referencias

Austin, T. y Doust, R. (2008). Diseño de nuevos medios de comunicación. Barcelona: Blume.

Romea Castro, C. (2012). Cleopatra, un nodo hipermediático con más de 2000 años. En A. Mendoza (Ed.), Leer hipertextos: Del marco hipertextual a la formación del lector literario (pp. 246-261). Barcelona: Octaedro.

Imagen destacada

Barrios, Á. (2007). Puppy (catálogo). Acrílico sobre lienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s