Periodismo posmasivo

Después de la masificación de la prensa, iniciada en el siglo XIX y consolidada hacia mediados del siglo XX (principalmente por influencia de los medios audiovisuales), los medios informativos y el periodismo se encuentran en la actualidad frente a un nuevo escenario de transformación, que afecta por igual a sus tecnologías, las prácticas profesionales, sus narrativas y el comportamiento de sus públicos. Diferentes expresiones se han probado para identificar dicho escenario: periodismo posindustrial, posmoderno, posmasivo, convergente, fragmentado… Como puede apreciarse, la mayoría de estos términos recurren al prefijo “pos”, con lo cual se deja en evidencia que la nomenclatura está todavía en “fase beta”.

Dado que no podemos contar con el nombre definitivo, vamos a explorar algunos de los rasgos característicos del periodismo de este escenario de cambio.

En primer lugar, es un periodismo digital, aun cuando el soporte final pueda ser analógico, ya que en la actualidad toda comunicación mediática recurre en algún momento de su desarrollo a las aplicaciones computacionales (Scolari, 2008). Ahora bien, aquellos textos destinados expresamente a una publicación online, aplican el modelo digital de producción de la prensa. Algunas características del periodismo digital, de acuerdo con Canavilhas (2013, pp. 59-64), son las siguientes:

  • Interactividad
  • Hipertextualidad
  • Multimedialidad integrada
  • Contextualización

Esta descripción de Canavilhas combina aspectos relacionados con la tecnología y con el discurso y las narrativas empleadas por el periodismo. Además, en lo que se refiere al uso de la tecnología, podemos apreciar un avance hacia la convergencia tecnológica e hipermedia (Hidalgo Toledo, 2013) y la convergencia móvil (Cebrián y Flores, 2011, p. 69)

En relación con las transformaciones de las narrativas periodísticas, se pueden identificar cambios en la estructura del texto y en el lenguaje empleado. Las nuevas narrativas podemos describirlas como interactivas y expandidas, es decir, emplean aquel tipo de estructura que se ha dado en llamar transmedia (Renó y Flores, 2012). De esta forma, los formatos -que, como hemos explicado en alguna otra ocasión, son un artefacto cultural, nacido de las convenciones profesionales desarrolladas tanto en las redacciones como en las instituciones de enseñanza del periodismo-, también han ido transformándose. Por ejemplo, Canavilhas (2007), que ha estudiado en profundidad las transformaciones de la noticia, explica que el tradicional formato de la pirámide invertida está dando paso a la “pirámide tumbada”. También los géneros periodísticos van cambiando, en parte por efecto de la interactividad en relación con el usuario y la posibilidad de expansión del relato a través del uso del hipertexto. Es así como podemos reconocer en la actualidad una tendencia hacia la hibridación de géneros (Campalans y Gosciola, 2013). Además, surgen nuevas prácticas profesionales, que, a su vez, generan una diversidad de formas narrativas. Entre esas nuevas formas, una que se impone y que utiliza intensamente las posibilidades de la tecnología digital es el periodismo de datos (Renó y Flores, 2013). Mas que una especialización en lenguajes o tecnologías mediáticas o en los diferentes géneros, en la actualidad reconocemos una especialización en diversos tipos de relatos.

La relación del texto periodístico con el usuario de la información es otro de los aspectos a considerar para tratar de comprender el nuevo escenario. Las interfaces interactivas, el hipertexto y la hipermedialidad, la convergencia digital son recursos de la tecnología periodística que favorecen un rol más activo del público. A ello debemos sumar el desarrollo de una cultura de la conversación social y la participación de los ciudadanos. Estos dos aspectos llevan a que el periodismo actual no pueda ya concebirse como una práctica destinada a producir unos textos definitivos, inalterables. La interacción con el usuario se ha transformado en una conversación dinámica. En su máxima expresión, esta conversación lleva a que el público pueda asumir el rol de prosumidor (Ramonet, 2013) de la información. Por otra parte, el territorio de la práctica periodística también ha evolucionado. El periodismo ciudadano (Gillmor, 2008) -otra nueva práctica del escenario actual- que emplea los medios sociales es más transnacional que internacional o local (Levinson, 2013, p. 93).


Referencias

Campalans, C. y Gosciola, V. (2013). Géneros de narrativa transmedia y periodismo. En D. Renó, C.Campalans, S. Ruiz y V. Gosciola (Eds.), Periodismo transmedia: miradas múltiples (pp. 35-52). Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

Canavilhas, J. (2007). Webnoticia: propuesta de modelo periodístico para la WWW. Covilhá: Livros Labcom.

Canavilhas, J. (2013). Jornalismo Transmídia: um desafio ao velho ecossistema mediático. En D. Renó, C. Campalans, S. Ruiz y V. Gosciola (Eds.), Periodismo transmedia: miradas múltiples (pp. 53-68). Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

Cebrián Herreros, M. y Flores Vivar, J. M. (2011). Periodismo en la telefonía móvil. Madrid: Fragua.

Gillmor, D. (2008). We, the Media: Grassroots Journalism by the people, for the people. Cambridge: O’Reilly Media.

Hidalgo Toledo, J. A. (2013). Transmedialidad e hipertelevisión: convergencia tecnológica y empresarial en la era del capitalismo hip. En D. Renó, C. Campalans, S. Ruiz y V. Gosciola (Eds.), Periodismo transmedia: miradas múltiples (pp. 125-150). Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

Levinson, P. (2013). Transmedia Transnational Video Journalism. En D. Renó, C. Campalans, S. Ruiz y V. Gosciola (Eds.), Periodismo transmedia: miradas múltiples (pp. 91-98). Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

Ramonet, I. (2013). La explosión del periodismo: De los medios de masas a la masa de medios. Madrid: Clave Intelectual.

Renó, D. y Flores, J. (2012). Periodismo Transmedia. Madrid: Fragua.

Renó, L. y Flores, J (2013). Periodismo de datos en el mundo transmedia. En D. Renó, C. Campalans, S. Ruiz y V. Gosciola (Eds.), Periodismo transmedia: miradas múltiples (pp. 115-124). Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

Scolari, C. (2008). Hipermediaciones. Barcelona: Gedisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: