Modalidades de historia de la comunicación

¿Qué se estudia cuando se relacionan el estudio histórico y la comunicación periodística como problema? Como resultado de esa combinación, tenemos por lo menos tres opciones:

  • La historia de la comunicación (humana o social)
  • La historia de los medios de comunicación
  • La historia del periodismo
Seguramente no nos equivocamos ni arriesgamos demasiado si afirmamos que la menos desarrollada de las tres opciones es la historia del periodismo.
Con respecto a la historia de la comunicación, DeFleur y Ball-Rokeach (1988) identifican tres modalidades de estudio:
  • Historia de la comunicación como historia de la humanidad
  • Historia de los medios de comunicación
  • Historia de la comunicación de masas
Foto: Fachada de El Mercurio Valparaíso
Fachada de diario El Mercurio de Valparaíso.

La primera modalidad que describen estos autores reconoce que la historia de la humanidad es la historia de las formas de comunicación interpersonal y social y, por lo tanto, los objetos de estudio coinciden y también el periodo que pueden abarcar tanto la historia humana como la historia de la comunicación. La segunda opción, la historia de los medios, sería una historia de las tecnologías y aparatos empleados para facilitar la comunicación humana. Y la tercera modalidad, la historia de la comunicación de masas, sería una historia acotada al periodo que se inicia en el siglo XVIII, que es el momento a partir del cual se puede reconocer la existencia de las masas o los fenómenos masivos. Esta última forma de historia de la comunicación sería la que más se aproximaría a una historia del periodismo, puesto que el desarrollo de la comunicación de masas está directamente relacionado con las prácticas periodísticas, así como con el contexto social que posibilita la aparición de ambos fenómenos y con el marco histórico respectivo.

M. Schudson (1993) describe otras tres formas de historia de la comunicación. Estas son:

  • Macrohistoria de la comunicación
  • La historia propiamente dicha de la comunicación
  • Historia de las instituciones
Foto: antiguo edificio de El Espectador
Antiguo edificio del diario El Espectador.

La primera, la macrohistoria de la comunicación, se acerca bastante a la primera forma de historia descrita por DeFleur y Ball Rokeach. Esta modalidad “considera la relación de los medios de comunicación con la evolución humana y se plantea la pregunta ¿de qué modo la historia de la comunicación esclarece la naturaleza humana?” (Schudson 1993, p. 213). Schudson estima que esta es la modalidad más conocida de historia de la comunicación. Algunos de los historiadores que se habrían dedicado a elaborar este tipo de historia, según el mismo Schudson (1993, pp. 213-214), serían Harold Innis, Marshall McLuhan, Walter Ong o Eric Havelock, entre otros.

Lo que Schudson llama la historia propiamente dicha sería una modalidad histórica que pondría a la comunicación en relación con otras historias de procesos sociales y su pregunta central sería: “¿De qué modo influencian los cambios en la comunicación y cómo se ven influidos por otros aspectos del cambio social?” (Schudson 1993, p. 214). Partidarios de este tipo de historia de la comunicación serían Elizabeth Eisenstein o Jürgen Habermas. Schudson se sitúa a sí mismo (al menos, parte de su obra) en esta categoría. Según este autor, esta modalidad de historia de la comunicación es la menos desarrollada de las tres que él describe.

Foto: antigua sede de El Tiempo
Antigua sede de El Tiempo.

La última de las tres opciones es la historia de las instituciones de la comunicación y corresponde, en definitiva, a una historia de los medios. Su pregunta base es: “¿de qué modo se desarrolló esta (o aquella) institución de la comunicación de masas?” (Schudson 1993, p. 215). Schudson destaca en esta modalidad el trabajo de Asa Briggs.

También podemos encontrar otros objetos y problemas más puntuales en la investigación histórica de la comunicación, como la historia de los discursos mediáticos, historia de los medios como artefactos culturales o como elementos de la estructura social, historia de las prácticas comunicativas (como la escritura o la lectura), historia de la noticia o de la profesión periodística, etc.

En todo caso, entre las diversas modalidades de historia de la comunicación, la historia de la comunicación periodística suele caracterizarse por un enfoque netamente narrativo; esto es, se nos entrega habitualmente el relato de una sucesión de efemérides, con gran frecuencia centrada en los hitos de la tecnología.

Nosotros vamos a proponer que se puede y conviene hacer una historia cultural del periodismo. Esa propuesta intentaremos justificarla en un nuevo post, más adelante.


Referencias

DeFleur, M. L. y Ball-Rokeach, S. (1988). Theories of Mass Communication. Nueva York: Longman.

Schudson, M. (1993). Enfoques históricos a los estudios de la comunicación. En K.B. Jensen y N.W. Jankowski (Eds.), Metodologías cualitativas de investigación en comunicación de masas (pp. 211-228). Barcelona: Bosch.

Anuncios

3 Comments

  1. Es difícil separar el periodismo de la narrativa mediática, porque es su suministro. Quizás si es interesante pensar como y porque cambiaron esas formas de contar los acontecimientos. Voy a seguir el próximo posteo para ver el enfoque que le das.

    Me gusta

    1. Nicolás, gracias por tu comentario. No puedo estar en desacuerdo respecto a que una historia del periodismo debe estar vinculada a la historia de los medios. Sin embargo, hay una brecha metodológica en la manera de abordar, respectivamente, cada uno de estos objetos. La historia de los medios no se ha conformado con el relato narrativo tradicional (esa historia de los acontecimientos, que la historia de los Annales y la historia crítica tanto han vilipendiado). Hay notables ejemplos de historias de los medios que se esmeran en una mayor contextualización de los procesos descritos. En particular, la historia social ha generado obras fructíferas. También algunos historiadores críticos, aunque centren su foco de interés en otras estructuras sociales, han abordado en ocasiones el papel de los medios en su contexto social. Pero no es fácil dar con algún relato histórico del periodismo que propenda al mismo tipo de contextualización. Algún caso hay y espero aportar ejemplos en próximos posts. Aun así, me atrevo a afirmar que la tendencia en historia del periodismo conserva ese sello narrativo-secuencial, que es característico de la historia de los acontecimientos y que en otras especialidades historiogråficas se ha demostrado insuficiente. Por otro lado, algunos intentos de vincular la historia del periodismo con la historia de los medios han acabado considerando a estos últimos sólo en su dimensión tecnológica. Los medios son mucho más que una amalgama de herramientas que facilitan la publicación de información. Son también un fenómeno cultural (es decir, conllevan normas, valores, convenciones, roles). A eso apunto cuando propongo la conveniencia de estudiar la historia del periodismo desde un punto de vista afín a los problemas culturales: ayudar a entender que la profesión periodística puede leerse como un fenómeno de significación y resignificación social, que ha sido posible por medio del diálogo entre quienes se dedican al oficio y entre éstos y los diversos públicos y que ese diálogo social ha propiciado la legitimación histórica de las prácticas periodísticas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s