Periodismo posindustrial II: prácticas profesionales

De la redacción a la marca personal

Si en tiempos del periodismo doctrinario, dirigido a un público-nación todavía en construcción, la legitimación social de la labor periodística provenía de la adscripción del autor a una ideología, doctrina o partido y en el escenario que hemos descrito como del periodismo de masas y audiencias de consumidores el reconocimiento social de la profesión derivaba del medio, la empresa informativa o el grupo empresarial con el cual el profesional mantenía una cierta relación contractual, en el escenario del periodismo posindustrial y digital resurge la pregunta acerca de cuál sería la fuente de legitimación. Algunos defienden firmemente que esa fuente está ahora en la propia marca personal. Este concepto ha resultado polémico, desde el punto de vista de la ética periodística y también en términos prácticos, pero, nos recuerda S. Cobo (2012, p. 209), no es un fenómeno tan nuevo:

Aunque el concepto de “marca personal” pueda provocarnos algo de rechazo, en realidad no es nada nuevo. El ejercicio del periodismo ha sido para muchos una profesión con una importante vertiente pública: al firmar en un diario o al aparecer en la pantalla de la televisión su trabajo tenía una vertiente pública. Muchos periodistas veteranos han ido capaces de trascender a la empresa que les empleaba y ser en sí mismos una marca. Pensemos en la gran cantidad de periodistas conocidos por su nombre por el gran público y que este no asocia a un medio concreto.

Con la constante presencia de los periodistas en medios sociales y redes -necesarias para el trabajo periodístico actual- surgen nuevos problemas, que muchos medios han visto necesario recoger en sus libros de estilo. Silvia Cobo (2012, pp. 212-215) enumera los que a su juicio son los principales de estos problemas:

  1. Pertenencia de los periodistas a grupos o páginas y ser seguidores de personas o temas en las redes, que puedan poner en duda su imparcialidad.
  2. Opiniones personales expresadas en las cuentas privadas de los periodistas.
  3. Publicación de informaciones exclusivas en medios sociales, antes que en los sitios web institucionales de los medios para los que se trabaja.
  4. Verificación previa de la información obtenida de medios sociales y, especialmente, de las fuentes.
  5. Atribución de informaciones obtenidas de medios sociales.
  6. Uso de fotografías publicadas en medios sociales.
  7. Discreción respecto a la información empresarial interna del medio para el que se trabaja.

La presencia intensiva de la marca personal de los y las periodistas en redes y medios sociales se relaciona con otro cambio que está afectando a las prácticas profesionales; hay voces que anuncian la desaparición de la redacción:

Además, ese intelectual colectivo llamado “redacción” se halla en peligro. Sufre ahora la amenaza de una “desaparición silenciosa”. Como comunidad -con su tradición de debates, su jerarquía y sus ritos-, está también en vías de desmantelamiento rápido o de gran transformación a cada nueva embestida de Internet y de las redes sociales. (Ramonet 2013, p. 37)

Según Ramonet (2013, p. 38), los periodistas de redacción estarían siendo reemplazados por una nueva generación de “freelance superexplotados”.

Quien dice “limpieza” de redacciones dice tratamiento menos completo de la información, supresión de puestos de corresponsales en el extranjero, y lo que es más grave, liquidación programada de géneros que se consideran “demasiado caros” o “no rentables” como el periodismo de investigación y los reportajes de campo. (Ramonet 2013, p. 35)

Sin embargo, como apunta el mismo Ramonet (2013, p. 35), algunos ven en estas transformaciones un cambio menor, ya que las antiguas prácticas no siempre o no necesariamente redundaban en un mejor tratamiento de la información. Comentamos en otra oportunidad las quejas de los propios periodistas de TVE que habían practicado en algún momento el “periodismo embebido” y que denunciaban que en ocasiones la gravedad de la situación de conflicto que estaban cubriendo no les permitía acceder a información fidedigna respecto al contexto social.

Repasemos algunas nuevas prácticas profesionales, surgidas en el marco de la era digital y posindustrial.

Periodismo móvil

 En definitiva, el MoJo (acrónimo de Mobile Journalism) es un “periodista conectado” las 24 horas del día, preparado no sólo para desplazarse a cualquier lugar (eso ya lo teníamos hace tiempo), sino, sobre todo, para enviar todo tipo de material (texto, audio, video…), editado o no, desde cualquier lugar. (Cebrián y Flores 2011, p. 221)

Agregación de contenidos y colaboración

Podemos encontrar variados ejemplos de medios que integran el trabajo de periodistas profesionales, blogueros, expertos y ciudadanos conectados y algunos que desarrollan auténticas prácticas de colaboración.

Podemos citar el caso The Huffington Post, que ha concertado la firma de blogueros ilustres. 

Una modalidad de colaboración sería el periodismo ciudadano, definido por Cebrián y Flores (2011, p. 165) de la siguiente manera:

Un periodismo que se filtra entre las intervenciones de los usuarios en cualquiera de las opciones que se le abren bien a partir de los medios de comunicación o bien a partir de las redes. Se ha utilizado esta denominación para referirse a todos los campos en los que puede haber una presencia de usuarios con informaciones en cualquiera de las modalidades: correos, chats, fotos, redes sociales.

Nuevas formas de segmentación y especialización periodística

Ante la crisis del periodismo de masas, se proponen estrategias de nicho, sustentadas en la especialización periodística, como Politico.com. Este medio se ha decantado temáticamente por la información política y en cuanto a géneros y lenguajes, su opción está en el análisis periodístico.

Periodismo de base de datos

Debemos referirnos aquí a fenómenos en alza, como el big data, open data o el periodismo asistido por computador. También se relacionan con este auge de los datos las técnicas digitales e interactivas de visualización.

Leaks

Inevitable recordar a J. Assange o Snowden y traer a colación el debate sobre si estos casos (y especialmente el de Wikileaks) se tratan de prácticas periodísticas o son simplemente fuentes o actos de intermediación de la difusión de información.

Assange, por lo visto, no se sentiría muy cómodo con que su actividad se calificara como periodismo:

Dado el estado de impotencia del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista. (Entrevista a Julian Assange, El País, 24 de octubre de 2010, cit. en Ramonet 2013, p. 94)

Lo cierto es que las filtraciones de información a través de las redes sociales reducen la posibilidad de control y censura, pero también revisten dificultades para la investigación.

Discusión

Hemos visto que los orígenes del periodismo se caracterizan por un periodismo de escritorio. El periodismo de masas, desarrollado en medios comerciales, creó el reporterismo. En el escenario de la comunicación de masas, las rutinas profesionales del periodismo tuvieron que adaptarse también para adquirir el ritmo general de una sociedad masificada. Fuentes e instituciones periodísticas adaptaron mutuamente sus lógicas de producción y su ritmo de producción de noticias, para así apoyarse mutuamente en sus objetivos de legitimación social. En el escenario del periodismo posindustrial (digital), las prácticas periodísticas no sólo se han acelerado, sino que tienden a la instantaneidad y a la distribución de información en tiempo real. Con los consiguientes problemas para el ajuste de las diferentes agendas. Las prácticas periodísticas ya no se definen estrictamente a partir de la lógica de las instituciones periodísticas, sino de las capacidades personales de producción y conectividad de que es capaz el periodista individual.

Sería recomendable que asumiéramos el imperativa de una nueva cultura del periodismo digital.


Enlaces relacionados

A look inside the BBC’s verification hub (Nieman Lab).

Anuncios

Un comentario sobre “Periodismo posindustrial II: prácticas profesionales

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: