Interacción lean back/lean forward

La modalidades de interacción usuario-medio pueden clasificarse a partir de diferentes criterios. N. Bernardo (2012) propone dos grandes categorías, según si esa experiencia es más activa o más pasiva. Usando expresiones en inglés de difícil traducción al español, el autor denomina sendas experiencias como lean forward experience (experiencia de inclinarse hacia adelante) y lean back experience (experiencias de inclinarse hacia atrás).

 

En el pasado, continúa Bernardo, la diferencia entre las dos experiencias estaba condicionada por la interfaz física ofrecida por el medio respectivo. En la actualidad, en cambio, es el contenido el que define la experiencia:

In the past the lean back versus lean forward categorizations would refer to the platforms but now it applies to the content (Bernardo 2012, p. 40)

Además, señala, un mismo medio puede ofrecer la posibilidad de alternar entre distintos tipos de experiencia. Y un mismo contenido puede diversificarse en momentos de lean back experience o lean forward experience. Esto último puede darse cuando un relato es construido a partir de hipertextos interactivos, distribuidos a través de plataformas múltiples. En otras palabras, estamos hablando de narrativas transmedia.

Pero no pensemos que en el universo de las narrativas transmedia el texto domina la voluntad del usuario. Precisamente, la interactividad posibilita que el usuario decida cambiar el tipo de experiencia que tiene en un momento determinado en relación con el medio o los medios que está utilizando.

Verifiquemos esta posibilidad en un caso concreto: el documental televisivo e interactivo “Telediario, historia de una imagen” de Televisión Española, al cual ya nos referimos en un post anterior.

En este caso, el usuario puede elegir ver el documental de una manera bastante tradicional, diríamos que pasiva, incluso si lo hace a través de una “segunda pantalla” (dispositivo móvil). O también puede optar por alguno de los recursos interactivos o las cápsulas de información que se ofrecen en la versión web del documental. Hasta puede migrar de un tipo de experiencia a otro, según sus preferencias en el momento.

Revisemos otro ejemplo: vamos a referirnos al reportaje histórico “Herod” de National Geographic, referido al Rey de Judea. Lo que aquí nos interesa es la variedad de experiencias entre las que el lector puede elegir.

El lector puede ceñirse a la lectura del extenso artículo central. O puede preferir una experiencia más activa, si su interés está en verificar los nuevos conocimientos adquiridos. Para ello, la publicación ofrece un breve examen online (quiz). Además, hay disponibles algunos recursos adicionales (galería de fotos, video) que permiten diversos tipos de acceso.

Aquí se prueba la tesis de Bernardo (2012) acerca de que no es la plataforma, sino el contenido el que define si la experiencia de consumo de la información es de tipo lean back o lean forward.

Podemos ir mas lejos aun. Hoy en día, hasta los medios analógicos son capaces de insertar algún tipo de interfaz facilitadora de diversas experiencias. Un diario, una revista, un libro impreso, por ejemplo, pueden invitar desde sus páginas a que el usuario se integre a comunidades online o haga llegar sus consultas o comentarios a través de redes sociales. O puede ofrecerle la posibilidad de acceder a contenidos extra por medio de un código QR.

Entre paréntesis, Scolari (2008) hace ver que hoy en día prácticamente toda la comunicación es digital, aunque el soporte final sea analógico. El hecho es que la digitalización casi inevitablemente siempre está presente en algún momento del proceso de producción de la información.

Como vemos, en el terreno de los nuevos medios y las narrativas transmedia, es el contenido el que permite optar entre una interacción de tipo lean back o lean forward. Pero esto no quiere decir que la experiencia de usuario esté determinada por el diseño del contenido; no nos proponemos afirmar que hayamos pasado de la dictadura de la plataforma a la dictadura del contenido. Antes bien, el hipertexto y la narrativa transmedia abren la puerta a diversas formas posibles de mediación o de hipermediaciones. Es alto el riesgo de naufragar en la complejidad al momento de pensar en el diseño de las herramientas de interacción. Para orientarnos en el proceso es que recurriremos al proyecto de arquitectura de la información.  Pero vamos a insistir en esta idea: se trata de un proyecto, de una propuesta de caminos de interacción. Del usuario es la decisión.


Referencias

Bernardo, N. (2012). The Future of Transmedia and the Entertainment Industry. En C. Campalans, D. Renó y V. Gosciola (Eds.), Narrativas Transmedia: Entre teorías y prácticas (pp. 39-48). Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

Scolari, C. (2008). Hipermediaciones: Elementos para una Teoría de la Comunicación Digital Interactiva. Barcelona: Gedisa.

Anuncios

3 comentarios sobre “Interacción lean back/lean forward

Agrega el tuyo

  1. Los medios no se pueden quedar con su función de brindar información; ahora los autores de los medios deben pensarlos como una experiencia que tenga un verdadero valor agregado a lo que busca un usuario cuando entra a un medio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: