El periodismo radiofónico y televisivo en Colombia

En Estados Unidos, las primeras emisiones radiofónicas regulares las realizó la KDKA en 1920 en Pittsburgh, Estados Unidos (Fernández Alonso 2004, p. 229). En América Latina, la radiodifusión se inició en Brasil en 1919 (Zeta de Pozo et al. 2004, p. 337). Otros países pioneros, recién iniciada la década de 1920, fueron Argentina y Chile. La primera radiodifusora colombiana, HJN, la inauguró el Presidente Miguel Abadía Méndez en 1929. Contemporánea es La Voz de Barranquilla.  Y la primera radio comercial data de 1931.

Aunque pronto se desarrollarían modelos paralelos de gestión de la radiodifusión (titularidad pública o privada), los inicios de la radio latinoamericana estuvieron condicionados por los intereses comerciales de importadores y distribuidores de equipos electrónicos, cuya meta fundamental era vender sus aparatos receptores a los consumidores (Zeta de Pozo 2004, p. 338).

Al principio, no había reglamentaciones oficiales sobre el uso de la radiodifusión y primaba la lógica del mercado. Antes de 1940, sólo Chile y Brasil habían establecido alguna regulación. En 1932, Brasil llegaba a declarar la radio como servicio de interés nacional por Decreto Supremo (Zeta de Pozo 2004, p. 338). Algunos otros intentos de imprimir a la radio una función pública y a favor del desarrollo social se presentaron en el subcontinente a lo largo de la primera mitad del siglo XX, sin embargo, en líneas generales puede decirse que se impuso el modelo comercial:

Frecuentemente, en los países de América Latina coexistían las emisoras estatales y las privadas; ya implantada en Argentina, en Chile y en México, la progresión de la radio sigue siendo lenta antes de 1960; México es el país que se esfuerza más en utilizar la radio para la educación popular, pero en la mayoría de los estados de América Latina proliferaban las radios comerciales con público limitado (Albert y Tudesq 2011, p. 78).

La utilización de la radio para la educación popular recibió el apoyo de organismos internacionales, interesados en aprovechar la difusión tecnológica con fines de desarrollo social. Dichos organismos apoyaron programas de alfabetización y educación de adultos. La colombiana Radio Sutatenza sentó el modelo que luego siguieron muchos otros países latinoamericanos (Zeta de Pozo 2004, p. 344).


El periodismo radiofónico en América Latina

La incorporación del periodismo a la radiodifusión latinoamericana es, a decir verdad, más bien tardía y lenta:

Para la década de los cuarenta existen referencias del surgimiento de programas informativos. Eran emitidos por la agencia de noticias norteamericana United Press y constaban de cuatro emisiones diarias de cinco minutos, desde inicios de la Segunda Guerra Mundial. Fueron conocidos como los Reportes ESSO (nombre de los combustibles que los auspiciaban) y se difundieron en Brasil, Chile y Perú. En los años cincuenta la agencia Associated Press también entró a competir con su infomativo “Noticias Anaconda”, de una hora de duración. A la vez existieron intentos de elaborar informativos propios, con reportajes y comentarios, pero se considera que no fue hasta los años sesenta cuando se registraron cambios significativos en los noticieros radiales. Primero fueron los radio-noticieros, que suministraban noticias sin comentarios; luego llegó la radio revista, que amplió sus espacios con comentarios políticos y literarios. (Zeta de Pozo et al 2004, pp. 340-341)

De acuerdo con esta aseveración de Zeta de Pozo et al, habría que decir que el impulso al periodismo radial en América Latina vino inicialmente de los intereses de las potencias de fuera de la región (principalmente Estados Unidos, aunque también Europa y la URSS) por expandir sus respectivas áreas de influencia informativa, cultural, política y económica. Y en ello colaboraron, como ya lo habían hecho antes en otras zonas de Occidente, las agencias de noticias.

En Colombia, la radio se inicia con finalidades comerciales, por un lado, y propagandísticas, por otro. Su función era difundir cuñas publicitarias y luego música; además, los gobiernos autoritarios veían en ella un fuerte potencial para la propagación de sus estrategias de concientización. Se dice que el inicio del periodismo radial en Colombia estuvo ligado a un siniestro que llamó la atención del mundo entero: se trata del accidente de avioneta en Medellín, donde perdió la vida el cantante Carlos Gardel. Las radios, buscando mayor inmediatez en la entrega de información, enviaron corresponsales al lugar. Pero la historia del periodismo radial colombiano no podía desvincularse de las vicisitudes políticas, que también afectaron a la prensa.

La radio tardó en desarrollar formatos informativos propios. Así, la prensa, leída directamente ante el micrófono, era la fuente principal de informaciones para los primeros noticieros.


La televisión en América Latina

La televisión comenzó como un negocio privado o como un proyecto estatal, dependiendo de cada país. Los primeros canales, que se instauraron en  México y Brasil, fueron privados. En cambio, en Colombia el primer canal fue estatal. Lo impulsó el general Rojas Pinilla, con una finalidad propagandística.

Los modelos de gestión que se aplicaron a la televisión siguieron líneas muy similares a las que afectaron la estructura de la radiodifusión:

Al terminar la (primera gran) guerra se fueron definiendo claramente los tres modelos en los que puede sintetizarse la historia de la radio y la televisión hasta casi los años noventa del siglo XX en el ámbito occidental: el comercial, el de monopolio público y el propagandístico (Fernández Alonso 2004, p. 234)

Al comienzo, en la televisión latinoamericana (como en otras regiones), la televisión copiaba los formatos de la radio y así ocurrió también con las primeras manifestaciones del periodismo televisivo, que inicialmente no pasaba de la presencia de un noticiero, prácticamente sin producción informativa propia.

El desarrollo de los satélites geoestacionarios favoreció la expansión de la televisión. (Pero este tema se desarrollará en la siguiente publicación. Continuará…)


Referencias

Albert, P. y Tudesq, A. J. (2001). Historia de la radio y la televisión. México DF: Fondo de Cultura Económica.

Fernández Alonso, I. (2004). Panorama histórico de la radio y de la televisión. En C. Barrera (Ed.), Historia del periodismo universal (págs. 229-250). Barcelona: Ariel.

Zeta de Pozo, F.; Ruiz, F. J. y Waisbord, S. (2004). Los medios de comunicación en América Latina. En C. Barrera (Ed.), Historia del periodismo universal (págs. 319-374). Barcelona: Ariel.

Anuncios

Un comentario sobre “El periodismo radiofónico y televisivo en Colombia

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: